martes, 18 de marzo de 2014

Los lodos de O Burgo, la suciedad en el paraíso




La Ría de O Burgo es un lugar imposible y único que podría acompañarnos y nutrirnos y que ha servido de vertedero durante décadas. No existe, en el mundo, un paisaje ni un ecosistema igual a las rías gallegas. Su configuración es tan singular que la leyenda dice que se formaron cuando Dios, si existe, descansó sobre su mano después de crear el mundo. Sabemos que la ría ha soportado todo tipo de vertidos durante décadas y que los lodos alcanzan en alguno de sus puntos casi los dos metros. Y que llegan a la orilla, para pasmo de visitantes, siendo tolerados como habituales por los vecinos. Es un regalo que podría producir marisco, servir de esparcimiento y ser reclamo turístico. Y en su lugar tenemos un peligro en el que, y no por primera vez, un niño quedaba atrapado este fin de semana en medio de los lodos. Después de muchos años de esfuerzo de los mariscadores, que llegaron a cortar el tráfico en los accesos durante semanas para que nos diéramos cuenta de la situación, ahora han cesado, según Xunta y ayuntamientos, los vertidos. Queda el dragado, que no debe retrasarse ni un segundo más. Porque además de estar hurtándonos la belleza y la riqueza, hay peligro real en medio de toda esa inmundicia. La alternativa, si somos valientes, sería un trozo de paraíso ¿Por qué no? Está ahí fuera y es nuestro.

 Aves de la Ría de O Burgo. lydiiawq lo colgó en you tube con imágenes recogidas en un paseo matinal por la ría.


No hay comentarios:

Publicar un comentario